Artículos Categorías


Artículos Año 2011


Noticias más visitadas
¿Qué es el pie bot?
Esta enfermedad afecta a los huesos, músculos, tendones y vasos sanguíneos, y puede presentarse en uno o en ambos pies.
Fecha de publicación: 2/5/03, Por , Periodista de Clínica Alemana
|
|
|
|
|
|

Hay varias enfermedades que ponen a prueba la paciencia y dedicación de quienes las sufren y también de los que rodean a estas personas. Y no porque esté en riesgo vital la vida del paciente, sino porque la recuperación a veces es lenta y aparatosa. Así es el pie bot. Una deformidad de la cual no existen todavía muchos antecedentes, pero de la que sí se sabe, que con un trabajo realizado a tiempo es posible de corregir hasta lograr una extremidad casi completamente normal.

 

El pie bot, también conocido como pie zambo, o talipes equinovarus, es una deformidad congénita del pie. Afecta a los huesos, los músculos, los tendones y los vasos sanguíneos, y puede presentarse en uno o en ambos pies. Habitualmente, el pie tiene un aspecto corto y ancho, y el talón apunta hacia abajo mientras la parte delantera está girada hacia adentro. El cordón aquilino (tendón de Aquiles) está tieso. El talón puede ser angosto y los músculos de la pantorrilla son más pequeños en comparación con los normales.

 

La causa exacta de la deformación del pie bot es bastante desconocida. Pero hay una alteración que ocurre en un cierto momento del período embrionario, en el que se produce la deformidad completa. "En ese momento se define en qué grado está la malformación para descartar otras enfermedades que tengan que ver con la neurología periférica. Que no hayan problemas intracanal en la región lumbar, por ejemplo", explica el doctor Ignacio Dockendorff, de Traumatología y Ortopedia Infantil de Clínica Alemana.

 

Lo que se hace actualmente, para descartar esos diagnósticos en los casos de pie bot severos, es realizar una ecografía de la columna lumbar a los niños, para descartar que haya una espina bífida o un meningocele oculto o alguna alteración que pudiera explicar la deformidad. "Pero hay pacientes con un pie bot importante y que uno no les encuentra otra causa. Es decir, tienen una neurología normal, salvo esta deformidad", agrega el especialista.

 

La presencia de esta enfermedad tiene una variabilidad que depende bastante de la raza y con un factor genético muy importante. Según el doctor Dockendorff, se puede hablar de que en el tipo caucásico, se encuentra un caso por cada mil niños nacidos vivos. Y cada caso es detectable antes de los tres meses de gestación, cuando empiezan a aparecer las extremidades del feto.

 

Actualmente hay varios tratamientos para el pie bot. "Lo más importante en esto es comenzar a tratar esta enfermedad justo al momento de nacer", recalca el médico. "El resultado final va a depender de dos cosas. Uno, de la gravedad inicial de la deformidad y otro, de la precocidad con que se haga el tratamiento".

 


Paciencia y constancia
Cuenta el especialista que cada vez más se está utilizando el tratamiento ortopédico, que consiste en reducir simultáneamente todas las deformidades, que son varias, tanto en el retro pie como en el ante pie, e irlas corrigiendo primero con manipulación manual y después con yesos. A esto se agregan cirugías mínimas, como la que se aplica en el tendón de Aquiles. Cuando la deformidad ya está corregida, se mantiene la posición por un tiempo largo, con unas férulas que protegen la corrección obtenida.

 

"Con un tratamiento bien hecho, empezado a tiempo, un niño que nació con pie bot, puede hacer su vida absolutamente normal", enfatiza el doctor Dockendorff. "Cerca de un 90 por ciento de los pacientes que se pesquisan bien tempranamente y que reciben la atención correcta, quedan con los pies bastante parecidos a los normales. Obviamente les quedan pequeñas secuelas, pero al menos logran obtener un pie plantígrado, o sea, que pueden pisar con la planta del pie, y eso les permite hacer una vida absolutamente normal".

 

Nada queda excluido para una persona que sufrió pie bot al nacer. Porque con los cuidados recomendados actualmente por los doctores, cualquier deporte o actividad que necesite de ciertas destrezas físicas, puede ser realizada por alguien que corrigió su deformidad a tiempo.

 

Independientemente de la gravedad de esta enfermedad, el doctor Dockendorff recalca que siempre hay que intentar corregir lo más posible. Aún cuando se está frente a casos en los que no podrá obtenerse un resultado perfecto. Y es cierto, porque muchas veces la calidad de vida de estas personas, pasa por decisiones que hay que tomar en muy poco tiempo, y en las que los padres juegan un rol fundamental que se prolonga durante todo el tratamiento.

 

Sobre todo porque los cuidados que hay que tener con un niño con pie bot, duran hasta que termina el crecimiento. Siendo los primeros años, los de un trabajo más intenso. "El tratamiento empieza cuando el niño nace, y hasta los seis meses más o menos se utilizan yesos. Después, cuando el paciente ya puede usar zapatos, deberá seguir utilizando férulas nocturnas hasta los tres o cuatro años, dependiendo del avance de la corrección. Después de eso, los niños son vigilados por sus doctores hasta que terminen de crecer", explica el especialista.

 

Una persona que de niño sufrió de pie bot, no tiene por qué tener hijos con esta enfermedad. "Esta es una cosa aislada. Existe el factor genético, pero no es determinante. Así es que no es bueno asustar a la madre en el caso de que existan antecedentes en la familia", concluye el doctor Dockendorff.

 


Página:


Clínica Alemana de Santiago S.A. - Teléfono: 22210 1111 - Fax: 22210 1214. Av. Vitacura 5951 - Vitacura - Santiago de Chile | Edificio Manquehue Oriente, Av. Manquehue Norte 1499, Vitacura
Centro Médico Clínica Alemana de La Dehesa - Mesa Central: 22910 7000, Urgencias: 22910 7700 | Avda. José Alcalde Délano 12205 o Avda. El Rodeo 1908. | Términos de Uso