Artículos Categorías


Artículos Año 2011


Noticias más visitadas
Trastornos mandibulares:
¿Qué hacer cuando la mandíbula se traba?
En estos casos se debe consultar lo antes posible al odontólogo, ya que con una atención oportuna pueden evitarse largos y complejos tratamientos.
Fecha de publicación: 4/24/06, Por , Periodista de Clínica Alemana
|
|
|
|
|
|

A veces basta con una carcajada o un bostezo para que algunas personas se queden literalmente con la boca abierta. Asimismo, hay casos en que un golpe u otro traumatismo, pueden dejar a alguien sin poder pronunciar palabra.


Quedar con la  mandíbula trabada es un problema que afecta a muchas personas y se produce como consecuencia de trastornos témporomandibulares, desórdenes relacionados con la articulación de la mandíbula, los músculos complejos masticatorios y/o del área cervical.

 

Hay quienes tienen una mayor predisposición a desarrollar estas afecciones, como por ejemplo las personas con hiperlaxitud ligamentosa sistémica, es decir, aquellos con ligamentos más flexibles de lo normal, condición que suele ser hereditaria.

 

El odontólogo de Clínica Alemana Rodrigo Casassus explica que dentro de los trastornos témporomandibulares, uno de los más comunes es el "signo de luxación espontánea de la articulación", que es cuando la mandíbula queda trabada en forma abierta.

Esto suele producirse cuando el cóndilo de la mandíbula se desplaza hacia delante debido a un exceso de tensión en el ligamento, lo que impide cerrar la boca.

En estos casos se debe acudir al odontólogo, quien colocará esta pieza nuevamente en la posición correcta, dentro de la articulación. Si bien esta técnica es bastante simple y se realiza en forma manual, es importante que la practique un experto para evitar lesiones mayores.

 

"Cuando la mandíbula queda trabada en forma abierta, los ligamentos se estiran en exceso y se vence el límite elástico, por lo que es probable que en el futuro este bloqueo ocurra nuevamente. Como es un problema crónico, se aconseja a estos pacientes que traten de no abrir mucho la boca al reír o al bostezar. Cuando se trata de casos extremos, también se pueden efectuar cirugías correctoras, pero esto se realiza sólo excepcionalmente", explica el doctor Casassus.

 Dificultad para abrir la boca
Otro problema frecuente dentro de los trastornos témporomandibulares es el "signo de luxación del disco articular", que es una pieza similar a la que está entre las vértebras de la columna, cuya función es amortiguar las fuerzas que se producen en las articulaciones y armonizar las superficies que están entre la mandíbula y el cráneo.

 

En situaciones normales, este disco acompaña al movimiento de la mandíbula, pero hay casos en que éste se desplaza y el roce de las articulaciones provoca ruidos al masticar o al realizar otros movimientos con la boca.

Aunque no se conoce una causa exacta, el doctor Casassus explica que hay factores asociados a la aparición de este trastorno, como un golpe en esa zona, el hábito de comerse las uñas o masticar chicle. En estos casos también influyen factores genéticos, como tener hiperlaxitud ligamentosa sistémica.

 

"Si bien en Chile existen pocos estudios, a nivel internacional las estadísticas indican que es bastante común tener el disco desplazado, de hecho hay estudios que sostienen que más del 50% de las personas sufre de este problema, pero la mayoría de ellos ni siquiera se da cuenta, ya que los casos de luxaciones -que son los que causan dolor y problemas funcionales- son muy pocos", afirma.

Las consecuencias de este tipo de alteraciones dependen del grado y la forma de desplazamiento del disco articular.

 

"Se ha visto que la mayoría de los afectados puede vivir perfectamente toda su vida con el disco articular deslizado, sin presentar mayores problemas. Sin embargo, cuando el caso es más crítico y la pieza termina luxándose, se puede producir a largo plazo una artrosis en esa área. En estos casos, los principales síntomas son dolor y alteración de los movimientos que impiden comer y hablar en forma normal", explica el especialista.

Sin embargo, si la persona consulta inmediatamente después de que se produce la luxación, es posible que el odontólogo realice una maniobra para que el disco vuelva a su ubicación original o a la posición desplazada que tenía antes de dislocarse, con lo que se evitarían complicaciones mayores a futuro. En cambio, si se dejan pasar más de 12 horas luego de la lesión, el éxito de esta técnica es muy bajo, por eso es fundamental visitar al especialista lo antes posible.

 

En aquellos casos en que se consulta tardíamente, el diagnóstico clínico se confirma con una resonancia magnética y el tratamiento se divide en tres etapas. La primera consiste en desinflamar la articulación. Para ello se indican antiinflamatorios y aparatos ortopédicos que evitan la presión en la zona. También se deben comer papillas alrededor de tres semanas y  hacer reposo a nivel mandibular. La persona puede ir a trabajar sin problemas, a menos que su empleo implique utilización de la boca.

 

En la segunda fase se busca recuperar los rangos de movilidad de la mandíbula. Para esto el especialista efectúa manualmente ejercicios especiales en esta zona y además se debe continuar utilizando aparatos ortopédicos, con el objetivo de que el disco articular se mueva lo más posible hasta su posición original, aunque usualmente nunca recupera su ubicación normal en un 100%.

 

Finalmente, la tercera etapa es a largo plazo y consiste en que se produzca una metaplasia de la zona discal, es decir, que se forme una especie de callo en el área donde se produce la presión articular, así este tejido -que no está acostumbrado a recibir fuerza- cambia su consistencia y se convierte en un pseudodisco. Si bien este proceso se produce en forma prácticamente natural al utilizar la mandíbula, generalmente se debe ocupar en forma paralela un plano de estabilización en la noche. En la mayoría de los casos esta fase demora entre dos y tres años.


Página:


Clínica Alemana de Santiago S.A. - Teléfono: 2210 1111 - Fax: 2210 1214. Av. Vitacura 5951 - Vitacura - Santiago de Chile | Edificio Manquehue Oriente, Av. Manquehue Norte 1499, Vitacura
Centro Médico Clínica Alemana de La Dehesa - Mesa Central: 2910 7000, Urgencias: 2910 7700 | Avda. José Alcalde Délano 12205 o Avda. El Rodeo 1908. | Términos de Uso