Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111





























3º mes

Fecha posible de parto:   
Durante estas semanas hay, en general, mayor tendencia al cansancio, se puede mantener la presencia de náuseas y vómitos, pero con menor intensidad y en franca disminución hacia fines de éste.       


Hay una mayor adaptación fisiológica y psicológica al embarazo. Se consolida su aceptación y existe una mayor tranquilidad, pues en general en este mes se realiza una ecografía en que la mamá ve y escucha latir el corazón de su bebé e incluso sus movimientos.


Tiene que haber una mayor preocupación de la alimentación y por supuesto evitar los excesos.


Evitar la ingestión de productos potencialmente teratógenos, al igual que en el mes anterior.

Se pueden realizar ejercicios suaves, y se debe mantener una actividad sexual habitual, salvo que haya molestias importantes, especialmente si hay sangramiento después de tener relaciones.


Además, en caso de embarazos múltiples, una ecografía entrega información adecuada sobre las características de éste (número de sacos, número de placentas, etc.), lo cual es muy importante para realizar una adecuada vigilancia prenatal.



En este mes, es importante hacer una ecografía, alrededor de las 10-14 semanas, ya que ofrece una buena información con respecto al estado general del embarazo y del desarrollo fetal en particular, observándose ya algunos marcadores ecográficos que nos orientan hacia la normalidad estructural y cromosómica del hijo en camino.

 

 
 
 
 
   Desarrollo fetal
8 semanas de vida (10 semanas de embarazo)
 La cabeza es casi la mitad de la longitud del feto.
La flexión cervical es de cerca de 30 grados.
Están presentes genitales externos indiferenciados.
Los ojos son convergentes.
Los párpados están fusionados.
Desaparece la cola.
Se forman los conductos y los alvéolos de las glándulas lacrimales.
Se produce la recanalización de la luz del tubo intestinal.
Los pulmones comienzan a tomar apariencia glandular.
El diafragma está completo.
Comienza la primera osificación en el esqueleto.
Se forma el sistema definitivo del arco aórtico.
 
9 semanas de vida (11 semanas de embarazo)
El cuello se desarrolla y el mentón se separa del tórax.
La flexión craneal es de cerca de 22 grados.
El corion se divide en liso y frondoso.
Los párpados se encuentran y se fusionan.
Los genitales externos empiezan a mostrar especificidad de género.
Se producen los primeros movimientos musculares.
La hipófisis produce ACTH y gonadotropinas.
La suprarrenal produce corticosteroides.
Se completan las válvulas semilunares del corazón.
Los pliegues uretrales comienzan a fusionarse en los varones.
 
10 semanas de vida (12 semanas de embarazo)
La flexión cervical es de cerca de 15 grados.
Genitales externos diferenciados según género.
Aparecen las uñas.
Los párpados están fusionados.
Los intestinos regresan a la cavidad abdominal desde el cordón umbilical.
Se segrega la bilis.
Se establecen los islotes sanguíneos en el bazo.
El timo es infiltrado por las células linfoides primordiales.
La hipófisis produce prolactina.
Se forman los primordios de los dientes permanentes.
Los dientes caducos ("de leche") están en etapa precoz de campana.
La epidermis tiene tres capas.
 

11 semanas de vida (13 semanas de embarazo)
La flexión cervical es de cerca de 8 grados.
Comienza a desarrollarse el puente de la nariz.
Se excreta orina hacia el líquido amniótico.
La musculatura gástrica puede contraerse.
Los linfocitos T migran hacia la circulación.
Aparece el coloide en los folículos tiroideos.

 
12 semanas de vida (14 semanas de embarazo)
La cabeza está erguida.
El cuello está casi derecho y bien definido.
El oído externo se está formando y se ha desplazado hasta cerca de su posición definitiva en la cabeza.
El saco vitelino se ha encogido.
El feto deglute líquido amniótico.
El feto puede responder a la estimulación de la piel.
Los ovarios descienden por debajo del anillo pélvico.
Se produce la hormona paratiroidea.
La sangre puede coagular.
 

 

  Cansancio y somnolencia.

  La piel se vuelve más reseca: los cambios hacen que el agua se almacene en los tejidos profundos de la dermis, por lo que es recomendable la utilización de cremas hidratantes.

  Ya no son tan urgentes las ganas de orinar como al principio del embarazo.

  
El perímetro abdominal empieza a sufrir sus primeras modificaciones, aunque sólo es detectable por la misma embarazada.


Esa sensación también puede deberse a un exceso de gas y lentitud del tránsito intestinal. El meteorismo y estreñimiento se origina ya que hay una alta producción de progesterona que relaja ciertos tejidos musculares. Esto afecta al estómago y al intestino. Cuanto mayor sea la cantidad de comida, más posibilidades hay de sentir este malestar. Por eso es bueno hacer varias comidas ligeras a lo largo del día en lugar de tres grandes y procurar que contengan mucha verdura, cereales con salvado y jugos de naranja o pomelo en ayunas. Los laxantes tienden a ser irritantes, por lo que no es recomendable su empleo a menos que sea indicado por el medico.