Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111





























4º mes

Fecha posible de parto:   
Hay una mayor percepción del hijo que está dentro del vientre es posible palpar el útero por encima del pubis en forma relativamente fácil por la mamá y el papá.       


Puede ser que ya comiences a percibir los primeros movimientos fetales, suaves en un comienzo, haciéndose más intensos entre la semana 17 y 18. Si no es el caso no hay que preocuparse ya que son muy sutiles y por lo general la percepción de estos movimientos ocurre entre la semana 18 a la 22, especialmente en las primerizas.


Existe una mayor integración entre el binomio Madre-Hijo, y nos empezamos a imaginar cómo será nuestro hijo, otorgándole características físicas y también psicológicas.

Existe también una mayor integración del padre en este proceso y se empieza a evidenciar claramente el aumento de peso corporal, el cual en los primeros tres meses puede haber sido nulo, y en ocasiones, incluso pudo haber disminuido.


Aumenta, por lo tanto, el cansancio y deben dejarse más ratos de ocio con el fin de alivianar la carga que significa un volumen corporal en constante aumento. Esto no significa disminuir la actividad física habitual, al contrario, es necesario mantenerla, e incluso se deben realizar ejercicios adecuados para mantener un buen tono muscular en general, especialmente a nivel abdominal.


La natación es un excelente ejercicio y se puede hacer al aire libre en los meses adecuados o bajo techo en climas fríos. Hay que evitar una sobreexposición solar, ya que junto con los daños característicos que esto produce en la piel, hay mayor sensibilidad en la embarazada a una pigmentación corporal exagerada, con la aparición, por ejemplo, de cloasmas (manchas café oscuras de la cara).


Todas las estructuras básicas del cuerpo de tu hijo, tanto por dentro como por fuera, ya están formadas, aunque en miniatura.

         

       
 
 
 
 
   Desarrollo Fetal Externo
La piel es delgada, traslúcida, es fácil ver los vasos sanguíneos debajo de ella.
Empieza a aparecer por todo su cuerpo un fino vello que lo recubre: el lanugo.
Aparece un lanugo fino en el cuero cabelludo.
La estructura de la epidermis ya está terminada. Las uñas de la mano están bien formadas; se están formando las de los pies.
Aparecen los pliegues epidérmicos en los dedos y en las palmas de las manos.
Las glándulas sebáceas y sudoríparas, protectoras de la piel, empiezan a funcionar.
El cuello comienza a tomar forma.
Los cartílagos se sueldan y completan la construcción del esqueleto.
Su talla es de unos 15 cm y su peso aproximado de 200 gr. Gracias a los ultrasonidos se puede detectar su actividad cardiaca.
Es capaz de succionar y deglutir el líquido amniótico.
El feto puede comenzar a chuparse el pulgar.
Los ojos se han desplazado hacia la parte frontal de la cara. Las piernas son más largas que los brazos.
Algunas madres puede sentir los movimientos fetales.
 
 
   Desarrollo Fetal Interno
Se produce bilis en el hígado y tiñe de verde al meconio, que empieza a llenar el intestino grueso.
Comienza a formarse la grasa parda.
Comienza la hematopoiesis (formación de células sanguíneas) en la médula ósea.
Los ovarios contienen folículos primordiales.
 
 

 

  Hinchazón de tobillos y pies.

  Disminuye la frecuencia urinaria.

  El vientre empieza a abultarse.

  La pigmentación de la piel se oscurece: pecas y lunares se hacen más visibles.

  Las várices pueden aparecer en cualquier zona de las piernas: desde el tobillo hasta la parte superior del muslo. Sus efectos son diversos: pesadez, calambres, hormigueo, etc...

  Náuseas y vómitos desaparecen en la mayoría de las mujeres.

  En ocasiones puede tener acidez estomacal y flatulencias.

  A algunas mujeres les sangran las encías.

  La embarazada tiene una mayor sensación de entusiasmo, vive cada situación con una mayor dosis de optimismo.