Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111





























5º mes

Fecha posible de parto:   
Durante el curso de este mes (17-21° semana) el feto alcanza alrededor de 500 grs. y no se considera aborto si se produce su nacimiento, sino que hasta las 26 semanas se denomina a este evento parto inmaduro.

Hay un cambio notorio en la apariencia física de la mujer, pues ¡por fin! se manifiesta la "guatita" de la embarazada.

Este aumento de volumen, notorio a simple vista desde más o menos las 21 semanas de embarazo, es muy importante psicológicamente, ya que da a la mujer el aspecto habitual de "embarazada" y ya no escucha decir: ¿Todavía no se nota la "guatita"?. Esto le otorga aún mayor tranquilidad a la madre, porque ella misma empieza a evidenciar cómo va creciendo su bebé indirectamente a través del incremento de la "altura uterina".
 

Este parámetro a futuro será muy importante para el médico obstetra, ya que es parte fundamental del control del crecimiento fetal.


Los movimientos fetales se hacen evidentes para todas las madres y familiares, ya que son más violentos, rápidos, percibiéndose con facilidad a la palpación manual y a simple vista, 

fundamentalmente hacia fines de mes.

 


Es en este mes donde se debe hacer la ecografía, quizás, más importante de todo el embarazo, ya que nos entrega una información muy precisa y detallada de la anatomía fetal, de la ubicación placentaria, de la funcionalidad de la circulación útero-placentaria, del riesgo de parto prematuro, a través de lo que los ultrasonografistas denominan Ecografía Morfológica Fetal, Doppler de arterias uterinas y evaluación del cérvix uterino.

Es el mejor momento para realizar la ecografía 4D ya que se observa con gran claridad los rasgos del niño. También en este periodo se logra determinar otros marcadores ecográficos orientados a confirmar la normalidad cromosómica de nuestro hijo.

Y desde el punto de vista emocional es muy importante, ya que este "feto" se parece cada vez más al niño que nos imaginamos y hace sus múltiples gracias ecográficas (movimiento de extremidades y cuerpo en general, se puede chupar sus dedos, deglute líquido amniótico, da saltos, etc.), las cuales son evidentes para todos, no sólo para el especialista.

Estas imágenes ya nos acercan afectivamente, mucho más, a este hijo intrauterino. Es el momento en que debemos reafirmar la integración familiar y de interactuar con el bebé, conversándole, haciéndole escuchar música, etc.

También aparecen algunas molestias propias del embarazo, secundarias al útero en crecimiento, como molestias a nivel pubiano y coccígeas más intensas; molestias de columna (lumbagos) ocasionales y molestias articulares en general, como consecuencia del aumento de peso corporal. La mayoría son tolerables sin embargo cuando son muy intensas y llegan a producir cierta invalidez, debe actuar el médico para solucionar el problema.

Debe usarse ropa adecuada en todo momento, dependiendo de la estación climática. En general, ropa holgada desde la cintura hacia arriba.
 

 
 
En caso de presencia de várices es recomendable el uso de medias de compresión graduada o antitromboticas extremidades inferiores.

El calzado también es importante y debe preferirse zapatos de taco bajo o zapatillas deportivas, ya que así disminuyen los riesgos de torceduras o caídas violentas, que pueden producir complicaciones del embarazo.

 

Es recomendable que descanses sobre el lado izquierdo. Cuando te recuestas sobre la espalda el útero carga su peso sobre la vena cava que es por donde la sangre regresa al corazón después de haber ido a tus piernas. Si descansas en esta posición ayudarás a disminuir esta presión. Intenta colocarte una almohada debajo de la cadera o entre los muslos para sentirte más cómoda.

 

Se debe mantener una actividad física habitual. Es recomendable comenzar con algún programa de ejercicios especiales para embarazadas. Es un buen momento también para asistir a las charlas educativas sobre embarazo, parto, post parto y lactancia. Te invitamos a conocer nuestro programa educativo aquí
En este quinto mes se otorga el certificado de asignación familiar prenatal, que debe ser solicitado al médico tratante. Éste permite incluir al bebé como carga antes de nacer y que luego la Isapre o Fonasa paguen el pre y postnatal (en Chile).
 
 
 
 
   Desarrollo Fetal Externo
Durante el curso de este mes su talla llega a los 25 cm y su peso se aproxima al medio kilo.
   Manos, falanges y uñas ya están formadas.
Durante este mes adquiere pelo, pestañas y cejas. Va tomando una fisonomía y rasgos de identidad propios: aparece las huellas   dactilares.
A veces presenta una especie de hipo.
Posee una caja torácica bien desarrollada: pueden observarse sus movimientos respiratorios.
La circulación de la sangre ya es completa.
Comienza a depositarse la vérmix caseosa sobre la piel, grasa de color blanco que recubre su piel y que le sirve de protección. 
Se desarrollan los párpados y las cejas.
El lanugo cubre la mayor parte del cuerpo.
 
   Desarrollo Fetal Interno
Las glándulas sebáceas comienzan a funcionar.
Los testículos comienzan a descender.
 
 
 
 

  En estos meses intermedios suele manifestar buen apetito.

  El útero alcanza el nivel del ombligo.

  El pulso se acelera ligeramente..

  El ritmo de aumento de peso es mayor: durante este mes progresa entre 250 y 500 gramos a la semana. Cuando cumple los cinco meses (22° semana) el aumento total de peso de la madre sobrepasa los 3 kilogramos, aproximadamente.

  Las articulaciones y los ligamentos se relajan ligeramente, lo que facilita que aparezca cierto dolor en la espalda.

  El flujo genital suele ser más abundante.

  Las náuseas y los vómitos han desaparecido. El líquido amniótico que llena la bolsa es de aproximadamente medio litro.

  Se acrecienta el interés hacia el bebé, aumenta la necesidad de "compartir" la maternidad con las personas que la rodean.

  La condición de mujer va cediendo paso a la de madre; se siente observada y analizada a diario.