1º mes

 







¿Ya logra diferenciar el llanto de su bebé?


La llegada a casa es una etapa de ajuste con el nuevo integrante de la familia.
Durante las primeras semanas de vida, los padres comienzan a interpretar el llanto de su hijo; mientras el pequeño absorbe todo el cariño y estímulos que hay a su alrededor.

Los recién nacidos ya presentan una mirada atenta, se sobresaltan con los ruidos fuertes y detienen sus actividades al oír sonidos agradables y familiares. Sus respuestas motoras no tienen una finalidad clara, Responden a los estímulos con una serie de respuestas reflejas, las que se irán perdiendo en la medida que crecen y adquieren nuevas habilidades. A esta edad ya son capaces de ver a distancias cortas, y tienen preferencia por el rostro de  sus padres.

 



Durante los 3 primeros años de la vida se establecen las conexiones neurales o sinapsis, que permitirán crear los patrones básicos de pensamiento y sentimientos, además de la capacidad de enfrentar y resolver problemas. Los primeros años de vida son para siempre.

Recientemente se ha demostrado que los niños necesitan ciertos elementos en las etapas iniciales de sus vidas para crecer y desarrollar todo su potencial. Por esto es fundamental lograr que el bebé se sienta especial, querido y valorado, por lo que necesita crecer en un ambiente seguro y predecible. Todas las personas que están alrededor de los niños dejan una huella en su desarrollo posterior y los lazos que se forman precozmente durarán toda la vida.

Para que el niño aumente sus conexiones neurales es importante exponerlo a ambientes distintos donde haya comunicación, música y la posibilidad de exploración con los implementos adecuados para cada etapa del desarrollo. Recuerde siempre hablarle, cantarle y establecer contacto visual, aprovechando los cortos períodos en que está despierto.

Cuando está en posición decúbito prono (de guatita) levanta la cabeza o la mueve hacia el lado en un intento por dejar libre la nariz.

 

Sólo el tiempo permite adquirir la confianza para cuidar a nuestros hijos.

 

Para estimular afectivamente al pequeño se recomienda aprovechar los momentos de amamantamiento y muda como espacios de expresión de cariño, seguridad y tranquilidad.


Con el objeto de lograr realizar las actividades anteriormente descritas se le puede estimular con sonidos agradables (cascabeles, música y voz), mostrar móviles con diferentes colores y formas que le ayuden a fijar la vista, darle masajes en el cuerpo y mover suavemente sus piernas y brazos.

 

*Ilustraciones Carolina Durán 

 

La leche materna es el mejor regalo de la naturaleza para el bebé, es el alimento perfecto, lo protege de las infecciones, fortalece el sistema inmunitario, mejora su digestión y su desarrollo psicomotor, social e intelectual.

 

Para la madre, la lactancia también es muy buena porque disminuye el sangrarniento post parto, -debido a la liberación de hormonas durante la lactancia- es más económica, reduce el riesgo de contraer cáncer mamario y de útero, ayuda a bajar el peso ganado durante el embarazo y cuando el amamantamiento es exclusivo y cumple con algunos requisitos puede ser útil para evitar otro embarazo.

Se recomienda prolongar la lactancia exclusiva hasta los seis meses y continuarla junto con otros alimentos hasta los 12 meses. Como sistema de amamantamiento para el primer mes, la libre demanda da muy buenos resultados. Ésta significa dar pecho cuando el niño lo pida –10 a 15 minutos por lado hasta que quede satisfecho- de manera tal, que se alcance una frecuencia de una mamada cada 3 a 4 horas en el día y 1 a 2 veces en la noche.

Existen varias posiciones para dar de mamar, lo importante es que la mamá y el niño estén cómodos. El cuerpo y la cabeza del bebé deben estar completamente alineados y la cabeza a un nivel más alto para evitar el reflujo.

 
Lavarse las manos antes de cada mamada.
En la ducha diaria no usar jabón en la zona del pezón.
Al terminar la mamada colocar una gota de leche en los pezones y mantenerlos secos; esto evita la formación de grietas.
En caso de enrojecimiento de los pezones aplique luz. · No se debe sentir dolor en los pezones al dar de mamar, si es así, revisar la técnica que se está usando.
Para evitar la congestión de las mamas, aumentar la frecuencia de las mamadas puede ser de gran ayuda.
Durante la lactancia se debe evitar: la ingestión de alcohol, el tabaco, los condimentos y la automedicación.
Consumir como mínimo 2 litros de líquido al día.
 
 

 

 

Prevención de accidentes de 1 a 3 meses

 

A esta edad el bebé no realiza muchos movimientos, pero de todos modos es importante tomar medidas para evitar caídas, quemaduras y ahogos, principales accidentes sufridos por las guaguas.

 

Hacerlo dormir apoyado en el costado derecho o de espalda con la cuna levantada dejando la cabeza a mayor altura que el resto del cuerpo para disminuir el reflujo y evitar que regurgite leche.
Nunca sacudir ni mover muy fuerte.
Nunca dejarlo solo en un lugar elevado ni en la tina.
No dejarlo solo con un hermano pequeño o una mascota.
Mantenerlo completamente alejado de la luz solar directa y no usar protector solar.
No sostener líquidos calientes mientras se le tiene en brazos.
No fumar, ni permitir que otros fumen en el hogar.

 




  Leche Materna y Lecha Artificia
  Coche
  Silla para el Auto