6º mes

 

 


¿Tu hijo se saborea cuando te ve comer?

Probablemente ya está listo para comenzar a recibir alimentos distintos a la leche, como la fruta o la sopa con cuchara. A esta edad, tu hijo está en la mitad del primer año, y progresivamente se irá integrando a la dinámica familiar.

Tu niño comenzará a estar más inquieto y activo; al sentarse irá liberando sus manos para ir tomando objetos y llevarlos a la boca, así podrá integrar todos sus sentidos en torno a las cosas que toma: la ve, huele, escucha, siente y saborea, al mismo tiempo.

El niño comenzará a emitir sus primeros balbuceos como “ba”, “ma” o “ga”, sorprendiéndose él mismo de los sonidos que pronuncia. Al contestarle en su idioma, irá disfrutando de su voz y de la conversación con sus seres queridos.

*Ilustraciones Carolina Durán 

 

 

 

 

 

 

Es bueno que el niño se sienta orgulloso de sus logros

El mejor juguete para un niño es su propio cuerpo, por eso es importante dejarlo de guatita sobre una colchoneta en el suelo, de modo que pueda girar y explorar. Debes procurar que el entorno en que se mueve tu bebé sea seguro, no lo dejes sólo en alturas ni con objetos pequeños a su alcance. Recuerda que en la medida que el niño explora el mundo, se irá entreteniendo cada vez más él sólo, pero no olvides acompañarlo, porque también van aumentando los riesgos de accidentes, como caídas y asfixias.

No es recomendable el uso de accesorios como saltarinas, centros de actividades fijos o andadores, ya que dificultan la integración del niño con su cuerpo y retrasan la adquisición de los hitos del desarrollo motor grueso como, por ejemplo, el gateo. Si tienes alguno de estos implementos, trata que el niño los use por periodos cortos y siempre supervisado por un adulto.

Los niños comienzan a disfrutar con el juego “está, no está”, se ríen a carcajadas al ver aparecer a sus seres queridos detrás de un paño, pues hasta ese momento no logran comprender que las cosas existan a pesar de no estarlas viendo. Esta será la primera etapa del desarrollo de “permanencia del objeto” y del pensamiento abstracto.



Llegó la hora de comer!!
A los 6 meses, el desarrollo psicomotor, la madurez digestiva y, coincidentemente, la aparición de los primeros dietes, permiten que el niño se enfrente al cambio más importante en cuanto a la alimentación: pasar de recibir solo leche a descubrir los alimentos sólidos.

 

Cada niño vive este proceso a su propio ritmo. Son pocos los lactantes que desde un comienzo reciben la porción completa, la mayoría acepta sólo un par de cucharadas, mientras que otros se niegan a abrir la boca por un buen tiempo. Nunca debes forzar a tu pequeño a comer, porque lo único que lograrías es convertir la hora de comida en un campo de batalla que puede llevarlo posteriormente a un trastorno de la conducta alimentaria. Puedes estar segura que en algún momento tu hijo comenzará a recibir cada vez más, por lo que es fundamental que ambos disfruten este momento, aprovechando esta instancia para estimularlo y conversarle. Comer es una actividad que también se aprende.


 

Algunos consejos:

Permitir que tu hijo juegue con los alimentos y con los utensilios de comer.
No olvides que los bebés necesitan probar un alimento varias veces antes de aceptarlo.
Nunca fuerces a tu hijo a comer.
Transforma la hora de comida en un momento entretenido.


 No cabe duda que la salida de los primeros dientes trae consigo muchas molestias, hay muchos mitos y creencias al respecto, como el que se asocia a fiebre, vómitos, salivación excesiva o deposiciones alteradas. La medida de alivio más importante es ofrecerle al niño mordedores fríos. Si las molestias son mayores no dudes en consultar con su pediatra, para descartar otro motivo de sus síntomas.
 

Cada niño sigue su ritmo en el desarrollo y quien alcanza primero los logros no es necesariamente el mejor. Sin embargo, cuando un niño de seis meses NO utiliza sus manos para explorar el entorno, NO se ríe ni extraña a las personas queridas, se recomienda consultar al pediatra.

 

 

 

 

   


  <td height="243" background="[Component id=" 3f931f00440c9a95bb7fbb6e64f60c08:nc9pbnrlcm5ldc8zzjkzmwywmdq0mgm5ytk1ymi3zmjinmu2ngy2mgmwoa="="" name="internet/3f931f00440c9a95bb7fbb6e64f60c08" format="URL" ]"="" width="222">
  Alimentación
  Vacunas