9º mes

 

 


9 mes
¿Cómo es tener 9 meses?


El niño comienza a gatear y si aún no lo logra, se arrastra con gran rapidez. Se pone de pie por sus propios medios apoyándose de un mueble. También realiza movimientos coordinados de marcha al tomarlo de los brazos.
Poco a poco comienza a utilizar los dedos como pinza para coger cosas pequeñas e intenta buscar objetos escondidos.

La exploración continúa integrando cada vez más todos sus sentidos: cada cosa que ve, la toma y se la lleva a la boca, así también toca el juguete o trozo de alimento, lo saborea, mira de cerca, huele y, además, escucha. Si bien es importante dejarlo explorar, es fundamental no perderlo de vista y evitar que se lleve objetos pequeños a la boca, porque se puede atorar.
A esta edad ya responde claramente al oír su nombre, hablarle del papá o de la comida. Reconoce, disfruta y es capaz de bailar con las canciones que le gustan. Pronto aprenderá a detenerse frente a la orden “no” y a hacer chao.

 

*Ilustraciones Carolina Durán 



Aunque crezcan, siempre necesitan a la mamá


Gateo
En esta etapa el niño adquiere cada vez mayor independencia, lo que necesariamente se asocia a mayor preocupación de los padres. Fácilmente, puede desaparecer de la vista y estar jugando con enchufes, clavos, alfileres o lo que esté a su alcance. Para que logre explorar con seguridad es importante proporcionarle un entorno seguro, y libre de riesgo. Para ayudarlo a desarrollar su autoconfianza el niño necesita que sus padres lo apoyen, le den confianza y celebren sus logros.




 

Prevengamos accidentes
Para evitar accidentes se recomienda utilizar barreras para escaleras, ventanas, piscinas, defensas para estufas y cocinas, y protectores para enchufes.
Evitar que haya juguetes u otros objetos pequeños al alcance de los niños.
Nunca darle bolsas plásticas o globos.
No se recomienda el uso de andador, ya que junto con facilitarle el acceso a zonas peligrosas e inhibir la integración de su cuerpo al movilizarse, favorece las caídas.
Recuerda la protección solar!!

 

Cada niño sigue su ritmo en el desarrollo y quien alcanza primero los logros no es necesariamente el mejor. Sin embargo, cuando un niño de nueve meses NO se sienta con o sin ayuda, NO balbucea, NO reconoce palabras, ni siente interés por tomar objetos, se recomienda consultar al pediatra.


 





  Conducta