Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111





























10º mes

 

 


¿Se ha convertido su bebé en un osado explorador?
El bebé puede tomar objetos con una mayor coordinación y, poco a poco, comienza a comprender el sentido de las palabras, como el recurrente “NO” utilizado para alejarlo de los peligros.

 


*Ilustraciones Carolina Durán 



El niño comienza a gatear y si aún no lo logra, se arrastra con gran rapidez. Se pone de pie por sus propios medios apoyándose de una silla.
También realiza movimientos coordinados de marcha al tomarlo de los brazos.
Poco a poco comienza a utilizar los dedos como pinza para coger cosas pequeñas e intenta buscar objetos escondidos.

Ya sabe qué juguetes son suyos y manifiesta abiertamente su desagrado cuando se los quitan.
La exploración continúa; todo lo toca y se lo mete a la boca, estas son sus formas de conocer. Reacciona claramente al oír su nombre, hablarle del papá o de la comida.

 

Probando nuevos alimentos
A esta edad, el bebé puede comenzar a comer nuevos alimentos y conocer nuevas texturas. Es recomendable que el alimento esté menos molido, de modo que ejercite su musculatura orofacial.

 

Esto le ayudará, posteriormente, en el desarrollo del lenguaje. Puede tomar la comida con sus manos y experimentar con la cuchara, lo que se convertirá en una excelente instancia de juego y estimulación. No olvides vigilarlo siempre mientras come, para prevenir que se atore con los alimentos. Recuerda siempre lavarle las manito, antes y después de comer.


 

 
El niño gatea por todos lados y aprende a caminar, lo que trae grandes riesgos que deben ser prevenidos.

Colocar tapas de plástico en los enchufes o muebles que le impidan acercarse a ellos.
Colocar barreras de seguridad en las escaleras y reja en la piscina.
No dejar objetos pesados o líquidos calientes sobre lugares que él pueda botar o manteles que pueda tirar.
Cuidar que no haya sillones, mesas o muebles que le sirvan para escalar y luego caerse.
Preocuparse de las mesas y muebles con ángulos filudos y sacar del alcance del niño todos los adornos y utensilios que puedan ser dañinos.
Revisar que no haya pelusas, vidrios, juguetes pequeños en el suelo o al alcance del niño.
No permita que juegue con objetos que pueda introducir en la boca, oídos o nariz.
Mantener todas las medicinas, detergentes, cosméticos, lociones, pinturas fuera de su alcance.
Al cocinar, poner sartenes y ollas en los quemadores de atrás y alejarlo del horno.
Nunca dejarlo solo en un lugar elevado, silla de comer, tina o andador.
Utilizar protector solar factor 15 o más que contenga un filtro físico o micropigmentos (se les llama pantallas porque provocan que los rayos reboten y, en general, son blancos). No se recomienda los filtros químicos porque producen alergia. Desde el factor 30 en adelante la protección es la misma, sólo aumenta el precio.
No sostener líquidos calientes mientras se le tiene en brazos.
No fumar, ni permitir que otros fumen delante del niño.
 

 

 

El mejor juguete

Juguetes de arrastre
 Libro de tela o plástico con ilustraciones grandes y de distintas texturas
Juguetes que floten y salpiquen a la hora del baño
Cajas sorpresa que hacen ruido para descubrir
Bloques grandes para construir torres y trenes
Tazas, cubos y distintos recipientes para encajar
Pelotas de distintos tamaños
Música y canciones infantiles. Si habla un idioma distinto al lugar donde vive es recomendable utilizarlo con el niño. Aproveche de introducir canciones infantiles en ese idioma.