11º mes

 


¿Ya está dando sus primeros pasitos?

Los padres se sorprenden al ver a su hijo realizando los mismos gestos que ellos. En esta etapa es necesario comenzar a prepararse para la caminata.

 

      
*Ilustraciones Carolina Durán 



El niño da pasos de la mano, pero todavía no quiere que lo suelten. Si no aprendió a gatear, se arrastra sentado. Sin darse cuenta, imita los gestos de la cara de los otros, por ejemplo, abre y cierra los ojos y la boca.
Los sentimientos de frustración se hacen más patentes, principalmente, cuando no alcanza algo o no logra hacer lo que quiere. Por el contrario, al salir todo bien, se alegra y aplaude a sí mismo.


Habilidades para la vida

Las habilidades para la vida perduran para siempre, y comienzan a aprenderse desde la etapa de lactantes, a través de la participación en actividades como alimentarse, vestirse, bañarse y también jugar. Para ello debemos tener paciencia y amor, sólo así ayudaremos al niño a adquirir independencia y seguridad en sí mismo.

 

Cada logro debe ser celebrado con cariño, no con regalos
Es recomendable darle tiempo, ya que con su espontaneidad y creatividad puede entretenerse.
También se le puede incentivar a que participe en su muda haciéndole que estire los brazos o que meta la cabeza al ponerse la polera, por eso es importante ponerle siempre ropa suelta fácil de poner y sacar.
Los juegos de encaje ya son más entretenidos porque logra introducir las piezas y hacer torres, aunque sigue siendo más atractivo desarmarlas.

 




El niño gatea por todos lados y aprende a caminar, lo que trae grandes riesgos que deben ser prevenidos.

Poner tapas de plástico en los enchufes o muebles que le impidan acercarse a ellos.
Colocar barreras de seguridad en las escaleras y reja en la piscina.
No dejar objetos pesados o líquidos calientes sobre lugares que él pueda botar o manteles que pueda tirar.
Cuidar que no haya sillones, mesas o muebles que le sirvan para escalar y luego caerse.
Preocuparse de las mesas y muebles con ángulos filudos y sacar de su entorno todos los adornos y utensilios que puedan ser dañinos.
Revisar que no haya pelusas, vidrios o juguetes pequeños en el suelo o al alcance del niño.
No permitir que juegue con objetos que pueda introducir en la boca, oídos o nariz.
Mantener todas las medicinas, detergentes, cosméticos, lociones y pinturas fuera de su alcance.
Al cocinar, poner sartenes y ollas en los quemadores de atrás y alejarlos del horno.
Nunca dejarlo solo en un lugar elevado, silla de comer o tina
No sostener líquidos calientes mientras se le tiene en brazos.
No fumar, ni permitir que otros fumen delante del niño.
Utilizar protector solar.

 

Recomendaciones generales en el auto
Nunca adquiera una silla de seguridad usada o que haya participado en una colisión, ya que podría estar dañada estructuralmente.

Lea cuidadosamente las instrucciones de instalación de la silla para niños, si se coloca defectuosamente pierde gran parte de su efecto protector. No utilice intervenciones caseras, solamente piezas entregadas por el fabricante.

Evite las correas del arnés de la silla queden torcidas cuando siente a su niño.

No coloque las correas detrás de la espalda ni debajo del brazo, pueden causar daño en un accidente.

No exponga la silla a altas temperaturas, algunos materiales pueden calentarse y dañar al niño.

Compruebe la calidad del cinturón de seguridad del automóvil, ya que constituye a la fijación de la silla en el vehículo.

No utilices elementos no incluidos por el fabricante, como cubiertas para las correas, frazadas, cojines, etc. Interfieren con el ajuste correcto entre el niño y la silla.

Un niño NUNCA debe ser dejado sin observación en una silla de seguridad.
No viaje con niños en brazos.