Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Guia Cuidados en el hogar

 Qué pasa en la casa después del  alta

En  general, si usted es dado de alta, significa que es autovalente y capaz de  hacer casi de todo. Sin embargo, es importante asegurarse de contar con una  persona de confianza durante la primera semana. Puede necesitar ayuda los  primeros días.

Puede  bañarse diariamente sin problemas, salvo que su cirujano indique otra cosa. La  recomendación para el primer mes es usar solo ducha.

Los  medicamentos son indicados con dosis, horario y tiempo necesario. Todo va  claramente impreso en sus documentos de alta.

Los  controles con cardiología son mensuales, por tres meses; cada seis meses,  durante un año; y luego anuales. Esto es variable según el caso y están  orientados a manejar los factores de riesgo a largo plazo, como presión  arterial, colesterol, anticoagulación, etc.

En  tanto, los controles con Cirugía Cardiaca son uno durante las dos semanas posteriores  al alta y luego anuales. Están orientados a detectar y manejar posibles  problemas postoperatorios y a controlar la evolución a largo plazo de la  cirugía específica. Se puede contactar directamente a los cirujanos por vía  e-mail para preguntas determinadas o por vía telefónica para preguntas más  urgentes.

Lo  habitual es volver a trabajar después de uno o dos meses, según el caso y la  evolución. Lo que más demora el retorno a las actividades habituales (trabajo)  no es el corazón propiamente tal, sino el esternón que tarda, aproximadamente, seis  semanas en volver a tener su resistencia normal. Antes de eso está fijado con  alambres de acero inoxidable que lo mantienen en posición mientras cicatriza.  Los alambres quedan en el cuerpo y en un 99% de los casos no dan ningún  problema. No suenan en los aeropuertos.

Se  recomienda caminar diariamente. Cada día un poco más. No es bueno estar todo el  día en reposo. Se puede subir escaleras sin ningún problema.

La  actividad sexual se reasume sin problemas durante la segunda o tercera semana  postalta y cuando usted se sienta bien.

Evite  manejar por las primeras seis semanas. Puede haber disminución de los reflejos,  problemas ante maniobras bruscas, etc. Sin embargo, se puede viajar como  pasajero en cualquier medio de transporte, incluyendo el avión.

Las  primeras seis semanas no evite levantar pesos mayores a 5 kg.  para no forzar su esternón. Si tiene tos,  utilice una almohada entre los brazos como apoyo.

En  nuestra clínica existe un programa de rehabilitación especializado para  pacientes pos operados del corazón. Está a cargo de la unidad de rehabilitación  que cuenta con una vasta experiencia.

Cuidados de las Zonas Operatorias

La incisión del pecho  (Esternotomía):

  • Está  suturada en forma “intradérmica”, con una sutura que se reabsorbe en unas  semanas. No es necesario retirar puntos, salvo en casos especiales.
  • Se  deja descubierta desde el segundo día de la cirugía.
  • Se  cubre solo si la ropa molesta, no es confortable, o hay pequeños exudados que  puedan ser molestos.
  • Se  deja con unas pequeñas tiras autoadhesivas llamadas “steri-strips” que ayudan a  la mejor cicatrización. Usted mismo se las retirará después de una semana del  alta si es que no se han caído solas después de un baño.
  • Se  puede usar jabón suave con espuma y hacer movimientos circulares sin mucha  presión. El organismo hace que la herida se haga impermeable al paso de  bacterias desde el segundo día de cicatrización. Sin embargo, el contacto con  el agua debe ser breve y el secado tiene que ser suave con una toalla.
  • No  se debe exponer al sol, por lo menos, por un año porque puede haber  oscurecimiento de la herida. Evite la transpiración excesiva en verano.
  • No  recomendamos el uso de ninguna crema cicatrizante, polvos, aceites o lociones  en la herida.
  • Existen  algunos pacientes que presentan cicatrices llamadas hipertróficas o incluso  queloides. Cada caso es evaluado.

Las incisiones de las piernas:

  • Solo  están presentes en los casos en que se extraen venas safenas para by-pass  coronario. La mayoría de las veces este procedimiento se realiza a través del  sistema endoscópico (pequeña incisión cerca de la ingle, otra cerca de la  rodilla y otras pequeñas en la pierna).Esto disminuye notablemente las  molestias.
  • Tienen  un engrosamiento bajo la piel, pero es normal.
  • Pueden  tener una zona insensible, haber sensación de ardor y estar levemente  enrojecidas.
  • Para  el aseo y los cuidados generales se siguen las mismas indicaciones que en la  esternotomía.

Durante las primeras semanas de  recuperación es totalmente normal que:

  • Haya días en que se sienta muy bien y  otros en que se sienta decaído.
  • Haya cambios en el estado de ánimo y  en el sueño. Si esto pasa, se va a recuperar en pocos días.
  • Haya dolores intermitentes y  transitorios causados por contracturas musculares. Pueden aparecer en la  espalda, en la herida o en zonas donde hubo drenajes. Si son transitorios y  responden a los analgésicos orales indicados, no hay problema.
  • Sienta palpitaciones o el latido del  corazón por periodos cortos de tiempo, en algunos momentos del día.
  • Se note un poco pálido. Todos los  pacientes presentan un poco de anemia postoperatoria. Es decir, los glóbulos  rojos bajan en un porcentaje. Esto se recupera durante el primer mes.
  • El apetito esté disminuido.
  • Se hinchen las incisiones y que  haya un cordón endurecido bajo ellas. Sobre todo en las piernas, en los  pacientes con by-pass y en la parte alta del esternón. Esto demora un par de  meses en volver a la normalidad. Es el proceso natural de cicatrización.
  • Haya hinchazón (edema) en las  piernas, la cual puede ser progresiva durante el día. Use las medias especiales  que le entregan al momento del alta. Debe utilizarlas durante el día y retirarlas  en la noche, por dos semanas.

No es normal y, por lo tanto, debe consultar a su médico tratante o en un Servicio de Urgencia, en caso de  presentar: 

  • Fiebre  superior a 38°C.
  • Sensación  de ahogo o falta de aire repentina.
  • Dolor  torácico, que no cede con los analgésicos habituales.
  • Inestabilidad  de la herida operatoria con sonido de “click” o salida de pus.
  • Palpitaciones  o latidos rápidos e irregulares que duren más de dos horas.
  • Sangrado  permanente en las incisiones.