Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cirugía de la insuficiencia cardiaca terminal

 ECMO-  Asistencia Ventricular - Trasplante Cardiaco

Cuando  el corazón, por cualquier motivo (hay muchos), ya no es capaz de bombear la  sangre que el cuerpo necesita, se dice que presenta insuficiencia cardiaca.  Esta puede presentarse en forma aguda o crónica.

Hay  varios procedimientos que se pueden realizar para recuperar el estado de insuficiencia.  Si ya no hubo respuesta al tratamiento con fármacos o la probabilidad de  respuesta es mínima, se evalúa una de estas tres opciones:

  1. ECMO: Sistema de asistencia artificial que reemplaza parcial o totalmente al corazón  y al pulmón, simultáneamente, extrayendo la sangre del cuerpo y devolviéndola  oxigenada. Es usada en pacientes muy graves y/o con una alta probabilidad de  que su corazón se recupere en pocos días.
  2.  
  3. Asistencia Ventricular: Sistema mecánico que reemplaza la función de bomba del  corazón. En Chile es usado en pacientes que requieren ser trasplantados, es  decir, asiste al corazón por semanas o meses en espera de que haya un donante.
  4.  
  5. Trasplante Cardiaco: Se retira el corazón antiguo y se implanta otro normal.  Requiere un estudio minucioso del caso, una gran movilización de personal, de  recursos y de una coordinación estricta con la Corporación de Trasplante. Se  indica cuando ya no existe posibilidad alguna de recuperación del corazón.

 Cirugía  de la Aorta
La aorta  es la gran arteria que recoge y distribuye toda la sangre desde el corazón a  todo el cuerpo. Puede enfermarse lenta o súbitamente y, por lo tanto, requerir una  operación en forma electiva o urgente.

La  enfermedad crónica más frecuente es la dilatación (aneurisma en términos  médicos). El riesgo que conlleva implica pared débil y aumento de la presión,  al igual como se rompe una manguera o un globo al sobre distenderse.  No hay tratamiento médico para esto. En tanto,  la cirugía consiste en vaciar la aorta utilizando la circulación extracorpórea,  y reemplazar la zona enferma por una prótesis de material “plástico”. Estas  duran toda la vida y no requieren anticoagulación.

La  enfermedad aguda más importante es la disección de la aorta. La pared se separa  y termina en rotura. Su cuadro clínico es impresionante y requiere un  tratamiento de emergencia. Según la zona afectada puede requerir tratamiento  quirúrgico clásico o por vía percutánea (endovascular). Cada técnica se elige  después de una detallada evaluación en conjunto con cardiólogos y cirujanos  vasculares.

 Cirugía  mínimamente invasiva
Para  todas las especialidades quirúrgicas es importante poder realizar  procedimientos con incisiones cada vez más pequeñas y utilizar técnicas que  causen los menores efectos adversos. Todo esto está orientado a que los  pacientes tengan la más rápida recuperación posible. Este es uno de nuestros  polos más fuertes de desarrollo y es así como lo hemos incorporado:

  1. Miniesternotomías:  muchos reemplazos o reparaciones valvulares pueden hacerse a través de una  incisión de, aproximadamente, un tercio que las habituales. Para esto, se  modifican las técnicas quirúrgicas. Las ventajas son estéticas y funcionales:  menos dolor, alta precoz y reincorporación laboral más rápida.
  2. TAVI  (Valvular Aórtico Transcatéter): Se indica, solamente, en pacientes con  estenosis aórtica con riesgo quirúrgico demasiado alto o inoperables. Consiste  en liberar una válvula plegada sobre un balón inflable dentro de la válvula  nativa. Sin CEC y a corazón latiendo. Es una nueva forma de implantar válvulas,  desarrolladas en el mundo desde los últimos cinco años. A fines del 2010, Clínica  Alemana implantó las primeras válvulas transcatéter Edwards Sapien XT de Latinoamérica.  Los resultados han sido impresionantes.
  3. Cirugia  Endovascular: En conjunto con cirugía vascular periférica y cardiología intervencional,  se instalan prótesis aórticas. Estas se introducen plegadas por la ingle y se  expanden por dentro de la aorta.
 Cirugía  de los tumores cardiacos
Afortunadamente,  los tumores son infrecuentes. En el corazón podemos encontrar tumores benignos  y malignos (cancerosos). Pueden dar diversos síntomas de obstrucción al flujo  sanguíneo, o romperse y migrar a distintas partes del cuerpo, incluido cerebro.  Muchas veces son asintomáticos y se descubren en otro procedimiento. El examen  que mejor los detecta es la ecocardiografía. Los tumores benignos pueden  extraerse quirúrgicamente, en su gran mayoría, con mínimas complicaciones. Los  tumores malignos, generalmente, son metástasis de cánceres de otras ubicaciones  y el tratamiento es pocas veces efectivo.

 Cirugía  del pericardio
El  pericardio es una fina capa de tejido que envuelve al corazón. Se enferma de  dos formas: llenándose de líquido, o haciéndose rígido y apretado. Ambas formas  se manifiestan con síntomas parecidos porque el corazón no se puede llenar bien  de sangre. La función de la cirugía es resecar la parte afectada y  descomprimir.

 Cirugía  del tromboembolismo pulmonar
Una  enfermedad común es la trombosis venosa de las venas de las piernas que provoca  migración de los trombos hacia el pulmón. Esto obstruye peligrosamente la  sangre y requiere tratamiento de urgencia con fármacos anticoagulantes. La  forma crónica de esta enfermedad se produce cuando se depositan y adhieren los  trombos, a través de los años, en las arterias de los pulmones. Es estos casos,  el tratamiento con fármacos no es suficiente y puede requerir cirugía para extraerlos.

 Trasplante  pulmonar
Al  igual que en el corazón, los pulmones pueden llegar a un estado terminal en el  que el paciente requiere, incluso, oxígeno a permanencia. Cuando ya no hay  tratamiento médico y no existe reversibilidad, está indicado el trasplante  pulmonar. Puede ser uno o ambos pulmones, según el caso. Los resultados no son  tan espectaculares como en el trasplante cardiaco, pero si permiten a los  pacientes una notable mejoría por muchos años y entregan grandes posibilidades  de volver a trabajar.

Mortalidad Global = 1,66%

Mortalidad en pacientes efectivos = 0,82%

Mortalidad en pacientes de urgencia = 8,1%

EuroScore = 5,1%