Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Datos Útiles

Consejos para comer equilibradamente...
"Si se está dispuesto a hacer una dieta balanceada, todo sirve":

        


1. La pesa ¿cuándo y cuál? 
Las únicas exactas son las de precisión, pero ninguna persona necesita una de ellas en la casa. La importancia de la pesa no está en su exactitud, sino que sirva como referencia; si en mi balanza subo dos kilos, significa que voy para arriba, no importa si en realidad es un kilo o tres, si no el hecho de que estoy subiendo.

Las electrónicas y analógicas (ruedita) se echan a perder y eso es normal.

Para darse cuenta basta con notar un cambio en la ropa, que a la larga es la mejor pesa. Una persona que no tiene tendencia a engordar o adelgazar, o alguna enfermedad, no debe pesarse más de una vez al mes. De lo contrario, una vez a la semana es un lapso justificable.

2. ¿Qué acumulación de grasa es dañina? 
Las hormonas condicionan que la mujer acumule grasa en las caderas, y los hombres en el estómago.

Es la genética la responsable de que las mujeres tengan menos masa muscular que los hombres. El exceso de grasa en el abdomen siempre es más peligroso, y se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades, como la diabetes y accidentes cardiovasculares.

Cuando la circunferencia de la cintura de una mujer pasa los 88 cm., sin importar su altura, es un signo serio de alarma. En un hombre nunca puede sobrepasar los 102 cm.

3. ¿Cómo se acelera el metabolismo? 
Sólo realizando ejercicios y mejorando la masa muscular, ya que a mayor masa, mayor consumo de calorías. Esto hay que acompañarlo de una dieta balanceada y comer tres a cuatro veces diarias.

Los medicamentos que aceleran el metabolismo hacen daño.

4. ¿Por qué subimos de peso luego de una dieta? 
El organismo tiende a volver al peso que ha tenido por más tiempo durante la edad adulta. Con la edad también se pierde masa muscular, por lo que se requiere de menos calorías y cuesta más bajar de peso.

Cuando se realiza una dieta, el organismo comienza a defenderse ante esta situación de baja ingesta calórica, lo que se traduce en que gasta menos energía de la habitual hasta lograr un ajuste.

La única forma de conseguir buenos resultados es mantener un nivel bajo de consumo de calorías, y no olvidar la actividad física. De otro modo, el organismo sigue ahorrativo y asimila las calorías en mayor cantidad.

5. ¿Se debe comer sólo cuando se tiene hambre? 
Si se come cuatro veces al día, uno debiera tener una vaga sensación de vacío estomacal antes de cada comida, pero no dolor.

A la mayoría de las personas que son ordenadas en su alimentación les da hambre, pero no hay que esperar a tener hambre para comer, eso es un craso error. Mucha gente dice que no tiene hambre al desayuno, pero es pésimo saltárselo porque eso enlentece el metabolismo.

6. ¿Por qué los hombres requieren de más calorías? 
Los hombres necesitan comer más calorías porque tienen más masa muscular, son más grandes y se mueven más. Si la mayoría de las mujeres que no hace ejercicio habitual requiere entre 1600 y 1800 calorías, en esas mismas circunstancias los hombres necesitan entre 2000 y 2200.

Un hombre deportista con actividad intensa puede requerir hasta 4000 calorías, y una mujer hasta 3500.



CONSEJOS

• En vez de correr a comer, haga dos a tres minutos de ejercicio, camine, suba y baje escaleras. Esto aumenta la circulación en los músculos y la aleja del estómago, lo que ayuda a disminuir el apetito. El efecto durará unos minutos, pero aliviará el hambre.

• Saboree la comida. Tomarse el tiempo para sentir el sabor de las comidas, y enfocarse en lo que se ingiere ayuda a comer menos. La mayoría come 10 galletas rápidamente y ni les siente el gusto, saboreándolas es más fácil comer sólo dos.

• Mascar lentamente también ayuda a comer menos. Cuente la cantidad de mordidas por trozo.
• En su casa establezca zonas donde no se come, por ejemplo, la pieza, el pasillo, el baño, el auto.
• Cuando va a alimentarse pregúntese si realmente lo hace por hambre o es por otra razón. Muchas veces, comiendo se mantiene a raya el estrés, la ansiedad y la desesperación.
• Espere 10 min. antes de comer un 2° plato, así le da tiempo al cerebro para enviar la sensación de saciedad.
• Lleve los platos servidos a la mesa, para que la tentación no lo haga servirse más.
• Tome agua mientras come, esto ayuda a aumentar la saciedad y baja el consumo.
• Mantenga el tenedor en el plato mientras no termine de masticar.
• Antes de meterse una cucharada en la boca, imagine todo el proceso que va a realizar la comida. Esto puede ayudarle a disminuir el tamaño de la siguiente cucharada.

• Lleve una fruta, yogurt o apio al trabajo, para que cuando tenga hambre no coma papas fritas o chocolates.
• Cuando compre verduras y frutas, elija de varios tipos. De lo contrario, a la tercera manzana se aburrirá.
• Siéntese a comer en la mesa, y nunca lo haga frente al televisor, al computador o leyendo algo, porque si está desconcentrado, cuesta más alcanzar la sensación de saciedad. Con estar sentado a la mesa no necesariamente se logra una gran saciedad, pero es más frecuente comer sin satisfacerse mientras se hace otra cosa.

• Acorte las sobremesas o realícelas con la condición de eliminar todos los comestibles de la mesa, para no quedarse picoteando todas las sobras.

• No reemplace un plato de fondo por un helado, porque algunos estudios dicen que la misma cantidad de calorías de hidratos de carbono o proteínas dejan más satisfecho que las de grasa. Para obtener la sensación de saciedad que brindan 400 calorías de proteínas (unos 100 gramos de carne magra) habría que consumir 800 de grasas (unos 90 gramos de aceite).


Centro Avanzado de Obesidad
Medicina Preventiva y Programas, 2 ° piso Centro de Consultas y Diagnóstico. Av manquehue 1410.
Teléfono: 2101077 - 2101295
E-mail: preveniressalud@alemana.cl