Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Medicamentos

En muchos casos el tratamiento de la obesidad requiere del uso de medicamentos, pero éstos no son milagrosos, y deben ser recetados por un médico, previo examen físico, historial clínico y exámenes de laboratorio.

Existen diversos tipos de medicamentos y todos producen algún efecto secundario en mayor o menor medida.

Algunos de los que actúan a nivel del sistema nervioso central ya fueron prohibidos en muchos países, mientras que en Chile sólo fue limitada la dosis máxima.


1. Anorexígenos 


Son sustancias que actúan en el Sistema Nervioso Central, disminuyendo el apetito. Corresponden a las anfetaminas, sus derivados y otros; entre ellos, los más conocidos son el dietilpropión, la fentermina, la fenfluramina y la fluoxetina -antidepresivo que usado en dosis altas aumenta la saciedad-.

Estos medicamentos desarrollan tolerancia después de cinco a seis meses de uso, por lo que se van requieriendo dosis mayores para obtener el mismo efecto. Producen dependencia física y psicológica, y después de que se baja de peso, éste se recupera rápidamente, incluso con rebote -más del estado original-.

Además, conllevan altos riesgos, como arritmia, crisis hipertensiva y muerte súbita. El peligro aumenta cuando se mezclan con otras drogas.

Debido a estos efectos secundarios, los especialistas de Clínica Alemana no recomiendan su uso en general. Sin embargo, existen medicamentos aprobados internacionalmente. La sibutramina es uno de ellos, y su efecto es aumentar la sensación de saciedad, además de ser termogénico, es decir, estimular el gasto metabólico.

Tiene efectos colaterales como hipertensión y taquicardia, entre otros, y por eso está contraindicado su uso en algunos casos. Debe ser recetado por un médico, y se estima que acompañado de una dieta adecuada, pueden bajarse de cuatro a seis kilos en 12 meses.

2. Inhibidores de absorción 


Estos medicamentos disminuyen el nivel de absorción de ciertas sustancias, gracias a lo cual el organismo no las asimila, sino que las elimina.

Orlistat es el nombre genérico de la principal droga de este tipo que existe en el mercado. Reduce la absorción de grasas a nivel intestinal, logrando eliminar el 30% del total ingerido. Cuando se acompaña de una dieta adecuada, se puede bajar de cuatro a seis kilos en seis meses.

Los efectos colaterales aumentan cuando se consume un exceso de grasa. Por lo tanto, el utilizarlo en ocasiones donde se comió más de la cuenta provoca diarrea, meteorismo e incontinencia fecal.

También existen otros medicamentos, como la metilcelulosa -que aumenta la sensación de saciedad, ya que aumenta el volumen gástrico y enlentece la absorción de carbohidratos-, biguanidas -ayuda a obesos diabéticos-, y acarbosa -que retrasa absorción de carbohidratos, y también ayuda a los diabéticos-.
3. Termogénicos 


Son sustancias que aceleran el metabolismo. Entre ellos se encuentra la cafeína, la efedrina, la sibutramina y otros que están en investigación.

Por su efecto, la cafeína y la efedrina pueden ser útiles para la adaptación metabólica en circunstancias de dietas hipocalóricas, pero son desfavorables para la hipertensión.

La hormona tiroidea también estimula el gasto calórico, pero sólo es útil en personas que tienen un déficit de ella (no sirve como tratamiento contra la obesidad, porque se pierde musculatura y masa ósea).

Centro Avanzado de Obesidad
Medicina Preventiva y Programas, 2 ° piso Centro de Consultas y Diagnóstico. Av manquehue 1410.
Teléfono: 2101077 - 2101295
E-mail: preveniressalud@alemana.cl