Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Prevención de Enfermedades

Si nuestro organismo requiere nutrientes para poder funcionar, sin duda, que éstos deben influir en nuestra salud. Pensar que la comida sólo nos da más o menos energías es olvidarse de que nuestro cuerpo es una máquina alterable. Ya sea un exceso o una falta de proteínas, carbohidratos, grasas, calcio, etc....todo lo que entra o deja de entrar a nuestro organismo nos afecta.

Desde tiempos remotos, y con gran auge en la actualidad, médicos y científicos se han preocupado de descubrir las sustancias y las cantidades que se relacionan con el desarrollo de enfermedades.

Cuidar como perro guardián la entrada de la comida, puede ser un gran aporte para prevenir ciertas patologías, especialmente las que más afligen a nuestra sociedad.


 

1. Colesterol y las enfermedades vasculares 
El colesterol y los triglicéridos son los principales lípidos de la sangre; ellos se adjuntan a las proteínas para poder viajar por el torrente sanguíneo. Esta combinación se llama lipoproteínas. Las de menor densidad son las VLDL, las de baja densidad las LDL (malo), y las de alta densidad HDL (bueno).

Niveles de grasas sanguíneas

 
Rango ideal
Colesterol 120 a 200 mg/dL
VLDL 1 a 30 mg/dL
LDL 60 a 160 mg/dL
HDL 35 a 65 mg/dL
LDL-HDL cuociente Menos de 3.5
Triglicéridos 10 a 160 mg/dL
*mg/dL = milígramos por decilitro de sangre
Cada una de ellas sirve para algo distinto. Cuando hay un exceso de grasas, aumenta el nivel de LDL en la sangre y se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos (arterosclerosis), con lo que se dificulta el flujo de la sangre e incluso puede llegar a bloquearse (ataque cardiaco).

El colesterol HDL quita los excesos de LDL de la sangre, por lo tanto, es muy importante su presencia en niveles adecuados.

Por otra parte, los triglicéridos en exceso (sobre 1000 mg/dL) también pueden provocar pancreatitis.

El nivel de colesterol LDL es más alto en los hombres que en las mujeres, pero en ellas aumenta con la menopausia.

Las causas de un exceso de colesterol pueden ser: obesidad, dieta de alto contenido en grasa, sedentarismo, consumo moderado o alto de alcohol, tabaco, diabetes descontrolada, baja actividad de las tiroides y predisposición genética.
 


PREVENCIÓN

• Evitar alimentos fritos
• Evitar alimentos de alto contenido en grasas animales como queso, cremas, leche natural y preparados de ella (como el manjar y la mantequilla), aceites de origen animal, carnes de vacuno (como el lomo vetado), tocino, chorizos, interiores, cerdo, cordero, pato, piel de cualquier ave, huevos, erizos, crustáceos, coco, pan amasado, helados de crema y galletas de mantequilla.
• Evitar más de dos copas diarias de alcohol. Esta medida le ayuda a mantener un buen nivel del colesterol HDL. Más alcohol favorece el aumento del LDL.
• Prefiera productos como leche descremada, clara de huevo, pollo, pavo, aceites vegetales, pescados, frutos secos, frutas, verduras, legumonisas, pan integral, cereales con fibra y tallarines.
• Una última investigación de la Universidad de Cambridge explicó que para disminuir el colesterol malo es recomendable alimentarse cinco o seis veces al día en menor cantidad, ya que cuando se come pocas veces, pero en forma abundante, el intestino absorbe más azúcar y se secretan más enzimas que sintetizan el colesterol malo.


2. Diabetes 


La Diabetes tipo II es una enfermedad crónica en la cual existe un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Esta patología provoca una serie de complicaciones: acumulación de colesterol en los vasos sanguíneos -arterosclerosis-, retinopatía, neuropatías -insensibilidad que puede causar lesiones que llevan a la amputación-, daño renal y hasta un estado de coma.

El alza de glicemia en la Diabetes II se produce, en la mayoría de los casos, por una resistencia a la insulina -hormona encargada de tomar la glucosa que viaja por la sangre y facilitar su ingreso a las células para que éstas puedan funcionar-.

Es decir, en esta enfermedad existe suficiente insulina, pero el cuerpo no responde adecuadamente a ella. Este tipo de diabetes ha aumentado en alrededor de un 30% en los últimos 10 años, debido al incremento de la obesidad.

Sin embargo, también hay una predisposición genética de por medio, por lo que las personas con antecedentes familiares deben prevenirla manteniendo un peso adecuado y realizando actividad física.

Evitar: Azúcares y grasas animales.


3. Osteoporosis 
Consiste en una pérdida de la densidad ósea, lo que incrementa la posibilidad de fracturas. Durante la juventud la formación de hueso nuevo (formación ósea) es mayor a la destrucción de hueso viejo (reabsorción ósea).

En el adulto ambos procesos se equilibran, y un poco antes de los 40 años se inicia una pérdida progresiva de hueso. Esto ocurre tanto en hombres como en mujeres, aunque en estas últimas la pérdida se acelera en un 0,3 a 3 % anual durante la postmenopausia inmediata.

PREVENCIÓN
• Consumir 1.200 mg. diarios de calcio hasta los 24 años y de ahí en adelante, 1.500 mg. diarios.
• Disminuir el consumo de café, tabaco y alcohol. VENCIÓN l c



4. Hipertensión  
Es una presión sanguínea igual o mayor de 140 milímetros de mercurio para la presión sistólica o máxima, y de 90 para la presión diastólica o mínima, es decir 14/9 mm de Hg. La primera mide la presión con que el corazón expulsa la sangre, y la segunda la que tienen los vasos sanguíneos.

Si cualquiera de las dos pasa el límite de lo normal, la persona está en riesgo de sufrir accidentes cardiacos, cerebrales y vasculares, ya que la excesiva presión favorece la formación de coágulos, que impiden una correcta circulación de la sangre y dañan las paredes de los vasos sanguíneos. Con los años pueden surgir insuficiencias cardiacas y renales.

Un 20% de los chilenos mayores de 18 años sufre de hipertensión, cifra que aumenta con la edad y que se ha incrementado en los niños y adolescentes, debido al alza de la obesidad. El problema es que muchos no saben que padecen esta enfermedad, por esta razón es tan importante controlarse y averiguar si existen antecedentes familiares.

Uno de los principales factores-causas de la hipertensión es el consumo excesivo de sal; también el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo, el elevado consumo de cafeína y alcohol, además de algunos fármacos y hormonas.

Respecto de la alimentación, la mejor forma de prevenir la hipertensión es controlar la ingesta de sal, cafeína y alcohol, mantener un peso adecuado y realizar actividad física.


Centro Avanzado de Obesidad
Medicina Preventiva y Programas, 2 ° piso Centro de Consultas y Diagnóstico. Av manquehue 1410.
Teléfono: 2101077 - 2101295
E-mail: preveniressalud@alemana.cl