Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Mujeres - Articulo - Las consecuencias de no ser honesto con el medico_pag1

Miércoles 24 de junio de 2009
Mentiras que enferman
Las consecuencias de no ser honesto con el médico

Aunque muchas veces parezca inofensivo faltar a la verdad, hay casos en que esto puede impedir un diagnóstico oportuno y un adecuado tratamiento.


Por María Eliana Thomas P.
Periodista de Clínica Alemana

"He seguido la dieta al pie de la letra", "ya no fumo" o "siempre tomo mis medicamentos", son afirmaciones que los médicos escuchan a diario en su consulta. Sin embargo, muchas veces son sólo respuestas inventadas por los pacientes para ocultar la cruda realidad: que no están haciendo nada de lo que les dice el doctor.

La mayoría de las personas ha mentido alguna vez a su médico, algunas con más frecuencia, para ocultar que no están siendo tan responsables como deberían o porque no quieren sentirse juzgados o soportar una crítica que ya han escuchado antes. En ocasiones, lo hacen sólo por vergüenza, no se atreven a admitir, por ejemplo, que se les olvidó usar un método anticonceptivo, que últimamente se les ha pasado la mano con el alcohol, que tienen más de una pareja o que toman antidepresivos.

Si bien es cierto que revelar estas situaciones a un extraño resulta incómodo, no hay que olvidar que en estos casos está en juego la salud. Además, un médico, sin duda, ha visto y oído todo tipo de cosas.

Estas mentiras, que a muchos les parecen inofensivas, pueden en realidad tener graves consecuencias en la salud de los involucrados, ya que impide que el médico cuente con la información necesaria para entregar medidas preventivas, diagnosticar correctamente y ofrecer un tratamiento adecuado, lo que finalmente se traduce en una pérdida de tiempo y dinero para el paciente. Incluso, en algunos casos, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Las dos mentiras más frecuentes


Dr. Juan Miguel Ilzauspe
Endocrinólogo

- "He seguido la dieta"
Decir que se erradicó el azúcar de la mesa, que los alimentos calóricos son parte del pasado y que desde hace meses que se come sin sal, son quizás algunos de las afirmaciones más escuchadas en la consulta del médico.

El doctor Juan Miguel Ilzauspe, endocrinólogo de Clínica Alemana, cuenta que las mentiras más habituales en su especialidad provienen de quienes tienen problemas de sobrepeso y obesidad, y se relacionan con el mal hábito alimentario, el cual es negado por el paciente en forma pertinaz.